El éxito está en la mente

El éxito es lo que todos buscamos cuando hacemos algo, independientemente de si el logro sea mayor o menor al final del recorrido, este siempre tiene sabor a victoria. El éxito además, tiene relación directa con la felicidad, aunque no sea en todas las direcciones ni en ambos sentidos.

Del latín exĭtus, ‘salida’

La palabra éxito proviene del latín exĭtus, que significa ‘salida’. Cualquier recorrido cuenta con una meta inicial y una meta final, o lo que es lo mismo, una puerta de entrada y otra de salida. En cualquier caso, iniciar el recorrido es también una decisión, algunos la consideramos incluso la más importante, así que no deja de ser un logro desbloqueado.

Cuanto más nos aproximamos a la salida, más emociones positivas experimentamos, satisfacción, orgullo, felicidad…Está claro que cuando alguien dice, «solo quiero ser feliz», lo que busco es la felicidad», etc, de lo que verdaderamente está hablando es del éxito, una combinación de sensaciones positivas resultado de toma de decisiones, enfoque, esfuerzo y perseverancia.

Dicho esto, para ser felices lo primero que debemos hacer es proponernos cosas que queramos lograr con éxito. Solo quienes se conoces así mismos, saben lo que quieren y porqué.

Definición de éxito:

El éxito se define como el resultado que hace feliz a la persona que lo consigue. Esta definición se aplica en cualquier ámbito de la vida mientras una persona adquiera algo, ya sea un estatus social o un bien material.

Sin embargo, sentirse exitoso no es tan sencillo como parece, puesto que no cualquier logro conduce a las personas a sentirse exitosas en la vida. Se debe lograr algo que verdaderamente sea importante y tenga valor para nosotros.

El éxito como resultado final

Soy sencillo: éxito es conseguir aquello que te propones, y también soy claro, no todo vale. Soy de esas personas a las que el fin no justifica los medios, creo que hay formas distintas de hacer las cosas, y cuando es así, uno debe saber escoger la mejor. En caso de que solo hubiese una manera de lograr algo, no hay nada que discutir, ¡pasemos a la acción!

Se que el sentimiento de felicidad no aparece solo al final, uno también disfruta de lo que hace y aprende durante el camino, lo cual te hace sentirse satisfecho y orgulloso pese a no haber conseguido todavía lo más grande que está por llegar. 

Es importante saber elegir bien lo que buscamos y queremos lograr, no le veo mucho sentido a encaminarse en una dirección por la que no vamos a sentirnos realizados, y pensando cada cierto tiempo en dar marcha atrás.

Pues lo dicho; «A mí me daría vergüenza ganar una Champions así» – José Mourinho

Felicidad y éxito:
→ Una conexión unidireccional

Pese a que muchos así lo quieran, Éxito NUNCA se casará con Felicidad, y no lo hará por una sencilla razón, a pesar de que el éxito sí te permite ser feliz, la felicidad no te brinda la oportunidad de sentirte exitoso.

Considero importante mantener las diferencias.

  • Éxito es sinónimo de logro, triunfo, victoria…
  • La felicidad es la máxima de las emociones.
  • La felicidad es gratis, él éxito no lo es en absoluto, y contra mayor sea el éxito, más elevado será el precio a pagar por él.
  • El éxito te conduce a la felicidad, pero la felicidad no necesariamente te hará a sentirte exitoso.
  • La felicidad es contagiosa, y su origen no siempre depende de uno mismo.
  • Los éxitos se forjan a título personal, pero si es cierto que se pueden atribuir a otros cuando alguien ha estado a nuestro lado siendo de gran ayuda y de vital importancia.

Quizás no sea necesario enfocarse tanto en las diferencias entre felicidad y éxito de uno mismo, aun así, he decidido contar 2 breves historias que nos muestran situaciones muy distintas, pero donde la sensación de felicidad, es un resultado inevitable y a veces hasta inesperado.

El éxito está en la mente

Ahora sí, creo que esta es la clave principal del éxito, saber donde se encuentra inicialmente para poder materializarlo en grandes logros.

A lo largo de la historia de la humanidad, ha habido muchas mentes brillantes y personas de grandes éxitos. No es casualidad que todas las personas exitosas muestren características en común, (rasgos de la personalidad, maneras de entender la vida y formas de actuar). Muchas personas han sido entrevistadas, evaluadas y comparadas. Uno de los estudios más prestigiosos sin duda fue el de Napoleon Hill, quien llegó a entrevistar hasta 500 familias ricas de los Estados Unidos. Pero ningún trabajo mejor hecho que el de escuchar, leer y entender como son las personas exitosas por nosotros mismos. Ahí fuera hay miles de personas de grandes logros que han escrito su historia, todas son diferentes, pero todas tienen algo en común, unos protagonistas programados mentalmente para el éxito sin importar donde, cómo ni con cuanto empezaron.

Tanto la pobreza como la riqueza son estados mentales, así que podemos afirmar que el éxito y el fracaso al igual que la riqueza y la pobreza, conviven en nuestra mente.

Si has leído el libro Piense y hágase rico de Napoleon Hill, llegarás a conclusiones como esta:

Napoleon Hill dedicó 25 años de su vida a observar el comportamiento de personas con grandes logros, estudiando así, la manera de pensar y de actuar de cada uno de ellos, obteniendo una larga lista de cosas en común. Gracias a su obra, podemos conocer el principio de autosugestión, el poder del deseo ariente y los 13 pasos hacia el éxito y la riqueza.

Otros autores como T. Harv Eker, nos muestra como el éxito es una habilidad como cualquier otra y que podemos aprender. También enseña el concepto de Mente Millonaria, con el que entender mejor cómo funciona la riqueza y cómo crearla.

Leave a Comment:

Este es el típico mensaje aburrido sobre el aviso las de Cookies, acéptelas y disfrute del contenido de la página web :)   
Privacidad