Y así fue como los pobres llegaron al poder

La gente cree que ganar mucho dinero está mal, porque impide al mismo tiempo, que otros consigan al menos, lo necesario. Es por eso que los que menos tienen, a veces odian a quienes tienen más, y es ahí cuando se vuelven pobres de verdad, ignorantes con incapacidad de crear más, para luego obtener más dinero a cambio.

Ni que decir tiene, que todo es una auténtica falacia para empobrecer a las personas, haciéndoles creer que deben conformarse solo con lo justo y necesario, y que tener mucho dinero, es sinónimo de deshonesto.

Lo pobres creen que los millonarios tienen  la mayor parte de su dinero guardado en cajas fuertes, es mentira obviamente. El dinero permanece en constante movimiento, circula de unas manos a otras a cambio de productos, bienes y servicios, lo invierten, compran acciones, financian proyectos, montan empresas, etc. Es decir, el dinero circula, y cuando el capital y la acción humana cooperan, entonces es cuando se activa la economía y se crea riqueza.

La riqueza muchos la ven somo si fueran grandes y deliciosos pasteles de los que unos pillan más que otros.

Dentro de los que menos trozos de pastel se llevan, hay dos grupos:

Por un lado, tenemos a los agradecidos (que no ello, han de ser conformistas, los hay también ambiciosos), y por otro, los envidiosos. Los envidiosos (que odian a los que más tienen) son los que se vuelven en contra del sistema capitalistas, y culpan siempre a los empresarios sean medianos, grandes o pequeños. Así pues, deciden votar a políticos para que les “protejan” frente a los empresaurios capitalistas.

La realidad es que el problema no está en los ricos, sino en los pobres, que no saben cómo funciona el mercado y, por tanto, culpan al modelo económico capitalista en lugar de ampararse en personas que planteen soluciones serias a los problemas de verdad.

Los políticos lo saben, pero muchos no dejan pasar la ocasión de amasar su fortuna gracias al apoyo de los indignados que culpan al sistema de todos sus males. Basta con darles la razón, sin importar de si es cierto que la tienen o no, y finalmente contribuir al enfrentamiento entre clases con el fin de propagar y radicalizar su ideario antisistema.

Y así es como los pobres llegan al poder, hijos míos… ¡¡Pero no me malinterpretéis!! 😅 los pobres no son los que tienen poco dinero o recursos a su disposición, son aquellos que no saben utilizar lo que poseen para obtener más de lo que ya tienen.

¿Y entonces por qué los que llegan al poder si son pobres?

Primero porque se enriquecen a costa de los demás, en lugar de enriquecerse CON los demás, ya que no aportan nada a cambio a la sociedad.

Y segundo, porque carecen de la esencia del ser humano, los valores, que no han de ser nunca negociables. Así pues, en lugar de ser sinceros y honrados planteando soluciones de verdad, prefirieren armarse de populismo y demagogia para engañar y manipular a los ciudadanos, y que les otorguen el máximo poder a cambio de nada.

¿Lo entendiste ahora?

Para conseguir lo que quieres, antes tienes ofrecer algo a cambio, contribuyendo así a mejorar a la sociedad en la que vivimos. Cuando la moneda de cambio en la mentira, no hay valor ninguno.

Los hay ricos, ignorantes y miserables.
► Mientras los ricos crean riqueza, los miserables... miseria.

Por si todavía quedaba alguna duda:

PD: Así va España

Leave a Comment: