El sentido común como base del Liderazgo.

Antoine de Saint-Exupery - El Principito

Una de las bases del Liderazgo es el sentido común, tener la capacidad de comprender lo que cada uno puede dar de sí mismo y apoyarse en la razón a la hora de dar instrucciones.

El siguiente texto procede de El Principito, una de las obras más conocidas de la literatura francesa.

Si ordeno a un general transformarse en ave marina y el general no me obedeciese, la culpa no sería del general, sino mía. Sólo hay que exigir a cada quien, lo que cada uno puede hacer -continuó el rey. La autoridad siempre ha de apoyarse en la RAZÓN. Por eso es que tengo derecho a exigir obediencia, porque mis órdenes son razonables.

Otra de las cosas que requiere el liderazgo son visión y empatía, un buen líder siempre se compromete a entender a fondo a sus seguidores, todo con el propósito de exigirles su máximo potencial y elevarlos hasta la cima.

Cuando el maestro no ejerce de líder:

Cuando el maestro no ejerce de lider, pasa como en el sistema educativo, que obsesionado por educar a todos por igual, crea lo que se conoce como la mediocridad a la vez que se destruye la creatividad. Es curioso como a día de hoy se exige a todos lo mismo cuando no tienen precisamente las capacidades para desarrollar los mismos talentos.

Por desgracia, los más pequeños no son los únicos damnificados ante esta falta de liderazgo, pues en el mundo laboral, muchos profesionales son incapaces de mostrar y poner en práctica todo su potencial ante la mala gestión y la nula visión de sus superiores.

Exigir es una labor de alta responsabilidad:

La conexión entre el maestro y el aprendiz se desvanece cuando las exigencias del maestro, no van a juego con las habilidades ni el talento del aprendiz. Cuando esto sucede, automáticamente los roles desaparecen y el maestro deja de serlo para su aprendiz quien pone rumbo en busca de una nueva fuente de sabiduría.

Leave a Comment: